Trucha
Producto

Trucha

Su pesca a contracorriente las hace únicas.

De las muchas formas de comer la trucha, la más extendida, la canónica, es a la navarra. Muy sencilla: rellena de jamón y frita, como gustaba a Ernest Hemingway. El premio Nobel de Literatura en 1954 pescaba, además, sus truchas, en los Pirineos navarros.

 

La lucha contracorriente con cucharilla para capturar truchas (Salmo trutta) es uno de los grandes alicientes del pescador deportivo de caña en las corrientes rápidas de los ríos de montaña: Pirineos, en los montes de León, en la cordillera cantábrica o en el sistema central. Sin embargo, como ha ocurrido con su pariente el salmón (Salmo salar), la presa más deseada de la pesca fluvial, la prosaica acuicultura ha resuelto el suministro en los principales mercados. No hay ninguna que supere las famosas y deseadas truchas de los Pirineos.

 

Consejos
  • Hay que comenzar fundiendo despacio un poco de  grasa de jamón en la sartén y, antes de antes de freír el pescado, mezclarle aceite de oliva.

 

  • El plato se puede finalizar el plato con dos lonchas recién cortadas encima de la trucha, de manera que el jamón conserve sus características intrínsecas y potencie en conjunto.
Origen

Pirineos, León, Cantabria

Pirineos, León, Cantabria