Legumbres
Producto

Legumbres

Las protagonistas de todo plato de invierno.

Las legumbres son una familia larga y variada con el vicio de hablar por atrás cuando están mal cocidas. Es común en la mayoría de las culturas gastronómicas de Occidente usar partes sabrosas del tocino, como el hueso del jamón, para cocer las legumbres. Algunas veces solo para aromatizar las que sólo han sido hervidas, otras como ingrediente en la preparación de fabadas, cocidos o cassoulet. 

 

El Ministerio de Agricultura tiene registradas nada menos que once IGP de legumbres: la Alubia de la Bañeza-León; la Faba Asturiana; la Faba de Lourenzá; las Judias de El Barco de Ávila; la Mongeta del ganxet; el Garbanzo de Fuentesauco; el Garbanzo de Escacena; la Lenteja Pardina de Tierra de Campos, la Lenteja de la Armuña y El tradicional Fesol de Santa Pau, sin olvidarse de las Alubias de Tolosa o de Gernika.

Consejos
  • El truco clásico era cocer las legumbres con hueso de jamón, aunque, lo común es hervirlas solas y, luego, jugar con su enorme abanico de posibilidades en frío o en caliente: salteadas con jamón o aliñadas con unos tacos tibios.

 

  • Un truco moderno es preparar un puré y potenciar su sabor y la estética del plato con un vistoso crujiente de Cinco Jotas.

 

  • Si se compran legumbres secas, conviene mirar el origen y su año para tener éxito en el remojo y en la cocción.

 

 

Origen

León, Asturias, Ávila, Lugo, Barcelona, Huelva, Valladolid, Salamanca y Girona

León, Asturias, Ávila, Lugo, Barcelona, Huelva, Valladolid, Salamanca y Girona