Huevos
Producto

Huevos

La más suculenta de las comidas caseras

La buena relación de los huevos con el jamón proporciona argumentos para una enciclopedia y combinaciones suficientes para un menú diario. Los huevos con jamón son, tal vez, la más suculenta de las comidas rápidas caseras. Expresión del estado de ánimo, es un indicador maternal de que algo va mal cuando no apetecen en alguna de sus posibilidades infinitas.

 

Blancos o rubios, ¿qué más da?, el color depende sobre todo de la alimentación de la ponedora, sin influir en la calidad. Sin desdeñar los de oca, pato, codorniz o avestruz, hablamos de huevos de gallinas camperas. En Galicia es donde entienden más que nadie de tortillas (de patata, por supuesto). En Ávila, donde aman las yemas más que en ninguna otra parte, los huevos adquieren una dimensión especial. Y merece la pena viajar a Aracena, donde los huevos con jamón alcanzan la categoría de escultura monumental.

Consejos
  • El jamón potencia sabor a los huevos, cocinados en cualquiera de sus formas: fritos, revueltos, duros, pasados por agua, estrellados con patatas fritas o en una tortilla.

 

  • Unas lonchas de jamón finalizan perfectamente un plato de huevos, cuyo calor saca los aromas escondidos del pernil curado del cerdo ibérico.

 

  • La yema tiene un sabor poderoso al que la salinidad y el umami del jamón hace más apetecible.
Origen

Galicia y Ávila

Galicia y Ávila